• img1
  • img2
  • img3
  • img4
  • img5
  • img6
  • img7
  • img8
  • img9
  • img10

Texto para reflexionar

LA NOCHE DEL ESPIRITU  (del texto: Religion y psicoterapia del alma, de Bert Hellinger)32_i57_camino_anfama_tucuman

 

Hoy en día está de moda peregrinar a Oriente, para allí encontrar la sabiduría y la iluminación. Ciertamente es algo grande que también hay allí en Oriente.

Pero aquello que aquí, en Occidente, tenemos como gran tradición espiritual, apenas se conoce. La gente se retira de ello. La gran mística conoce los tres caminos: el camino de la purificación, el camino de la iluminación y el camino de la unión. Pero en el fondo, únicamente se trata del camino de la purificación. Emprender este camino nos exige lo último.

El camino de la purificación culmina en la noche del Espíritu. Este es un concepto de San Juan de la Cruz. Noche del Espíritu, significa renunciar al saber bajo cualquier forma, renunciar, por ejemplo a conocer el trasfondo ó los misterios del mundo, o a saber algo de Dios. Una renuncia total. Así, uno se vacía.

En el taoísmo, ésta sería la imagen del centro vacio. Allí hay una quietud absoluta. Pero lo curioso es que cuando uno se adentra en ese centro vacío y afronta la noche del espíritu, queriendo saber cada vez menos, leyendo, por ejemplo, cada vez menos, cavilando cada vez menos y manteniéndose centrado en esta actitud, de repente ocurre algo a su alrededor sin que él mismo tenga que hacer nada. Uno se detiene, y manteniendo la quietud de esta manera, llega a la sintonía con algo más grande.

A partir de ahí surgen las comprensiones profundas que nadie podría idearse, nacen de esa disciplina sencilla de la noche del espíritu. Esto implica también olvidarse, estar dispuesto, por ejemplo, a olvidarse de su origen, de su propia historia. ESTE SERIA EL CAMINO.

He mostrado algo de esta sencillez de no querer saber nada, o solo muy poco. Estando así centrado, se nota inmediatamente qué es esencial. Únicamente necesito escuchar muy pocos detalles é inmediatamente sé que es esencial, este es el resultado de ese recogimiento sencillo. A este respecto os leeré un pequeño texto de mi libro Verdichtetes:

SABIDURIA

El sabio asiente al mundo tal como es,

Sin miedos y sin intenciones.

Está reconciliado con lo efímero y no tiende

Más allá de aquello que con la muerte perece.

Su mirada abraca el conjunto porque está en sintonía,

Y solo interviene hasta donde el cauce de la vida lo exija.

Sabe distinguir: ¿va ó no va?

Porque está libre de intenciones.

La sabiduría es fruto de una disciplina y un ejercicio de mucho tiempo,

Pero quien la tiene, la tiene sin esfuerzo.

Siempre está en camino, y alcanza la meta no porque busca – CRECE.